Una bonita jornada de dibujo

Cualquier persona es un artista en potencia y el arte puede expresarse en multitud de facetas.

Sin embargo, dominar una técnica artística y compartirla con otros, es menos común y eso fue lo que tuvimos la fortuna de poder disfrutar en el día de ayer, en un evento organizado por Tarterssos Sketchers, un grupo de aficionados al dibujo y el sketching urbano de la localidad sevillana de Camas.

El evento consistió en una ponencia del artista cacereño Julián González de la Montaña, persona con formación académica y experiencia como dibujante, en la que nos habló sobre su trayectoria como dibujante y pintor y cómo llegó al interesante mundo del Urban Sketching.

Julián González en plena ponencia. Imagen de @sketchingagil

Julián nos hablo de lo que supuso para él descubrir en una librería el libro del artista alemán Felix Scheinberger, a través del que conoció el Urban Sketching. Le modificó algunos parámetros que tenía y le invitó a experimentar y descubrir otras formas de crear arte dibujando, de manera más libre y fresca, dejando de lado ciertas normas. A partir de entonces, Julián se dedicó con interés y pasión a practicar esta técnica artística.

Nos reunimos en la Biblioteca Municipal de Camas, cercana a Sevilla, en una desapacible mañana de sábado y durante la charla, el grupo estuvo atento y participativo. El ponente nos habló de su trayectoria, desde sus primeros dibujos, su paso por escuelas de arte y su evolución como artista. Tras concluir el tiempo para lo meramente teórico, con multitud de ejemplos de trabajos realizados por Julián y comentarios variados sobre materiales, técnicas, trucos y procesos, nos propuso a los asistentes practicar lo comentado a través de un dibujo basado en una fotografía que había realizado en su localidad natal de Cáceres, que mostraba unas perspectivas poco habituales. La respuesta del grupo de asistentes fue la de sacar el material de dibujo y ponerse manos a la obra. En este mundo del dibujo urbano, las cosas se hacen así.

Imagen para la práctica, fotografía realizada por Julian González de la Montaña
El grupo, ante el reto de práctica propuesta por el ponente. Imagen de @sketchingagil.

Tras un rato de charla y comentarios sobre el trabajo realizado, así como visualizando y disfrutando de los cuadernos y materiales de dibujo que traía Julián, nos hicimos la tradicional fotografía de grupo, dentro de la propia sala.

Foto del grupo que asistió a la masterclass.

Lo pasamos bien, como siempre que nos reunimos para dibujar.

El programa de la mañana, continuaba con el desplazamiento a la cercana antigua estación de trenes de Camas, un precioso edificio que dejó de funcionar como estación ferroviaria en 1990 y que, afortunadamente, fue restaurado y forma parte de un parque local, para uso y disfrute de los ciudadanos. Un lujo que recomiendo conocer y dibujar.

La idea, una vez allí, era la de ubicarse para dibujar alguno de los edificios del entorno, con sus perspectivas, sus sombras y ángulos. El grupo, una vez más, se ubicó donde quiso y comenzó a dibujar. El sol, a ratos, nos estuvo saludando.

Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil
Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil
Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil
Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil
Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil.
Dibujando en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil

Una vez más, cuando concluimos nuestros trabajos, nos colocamos para la foto de grupo mostrando los cuadernos de dibujo y dedicando un rato a hablar sobre lo realizado.

Cuadernos de dibujo en la antigua estación de Camas. Imagen de @sketchingagil
El grupo de dibujantes urbanos, posando para la tradicional foto.

Cuando finalizó la jornada programada nos dirigimos a un bar cercano, donde Antonio Morejón había reservado mesa. Comiendo juntos, pasamos un agradable rato de charla, no solo sobre dibujo, en el que compartimos vivencias y, sencillamente, disfrutamos del hecho de estar juntos. El tiempo evolucionó a caluroso y sobraron algunas prendas de abrigo que habíamos necesitado durante la mañana.

Gracias a mi amistad con el ponente, puede que mis comentarios vayan cargados de cierta subjetividad. Sin embargo, considero a Julián González de la Montaña un artista del dibujo urbano, con una técnica depurada, fresca y ágil, que dibuja lo que sea, cuando sea y siempre con unos resultados asombrosos. Especialista en perspectivas complicadas y eterno investigador de nuevas técnicas, nuevos materiales y nuevos retos. Lo dicho, un artista.

Quiero finalizar este artículo con mi agradecimiento a Antonio Vicente Morejón, responsable de Tartessos Sketchers, por haber organizado la jornada. Igualmente a los participantes, artistas a los que admiro y con los que disfruto cada vez y al ponente, por compartir sus conocimientos, con los que todos aprendemos.

Compartiendo cartel con dos artistas, Julián González y Antonio Morejón.

Da gusto pasar un día como el de ayer.