Con Artequinto, en Dos Hermanas

La pasada semana, tuve la oportunidad de conocer a un grupo de apasionados del dibujo, el sketching y la pintura en una reunión que se convocó en el Centro Cultural La Almona, en Dos Hermanas, Sevilla.

Se trata de Artequinto, una agrupación de artistas plásticos con base en la ciudad nazarena que comparten y disfrutan su afición. 

Imagen del grupo al inicio de la reunión

En esta reunión, el objetivo era hablar sobre el cuaderno de apuntes y estaba dirigida por María José Barrera Garrido, una profesional licenciada en Bellas Artes y presidenta de la Asociación de Artistas Plásticos Artequinto, con una dilatada experiencia, como puede comprobarse a través de su sitio web, así como de José Sánchez, acuarelista y vocal de la Asociación de Artistas Plásticos Artequinto, cuyo sitio web es igualmente digno de ser visitado.

María José Barrera, comentándome algunos aspectos de los dibujos que estábamos disfrutando

Acompañábamos a los expertos un grupo de aficionados al dibujo, entre los que había alumnos de la profesora Garrido y dos personas a las que ya conocía del evento en Lagos, Maribel y Javier, con los que estuve dibujando un rato antes del comienzo de la reunión. Buena gente y buenos artistas, doy fe.

Maribel creando arte en su cuaderno
Con Javier Ariza, comentando los trazos que habíamos tomado de este hermoso entorno

Nada más sentarnos, tanto María José, como José, colocaron en la mesa más de 15 cuadernos de apuntes que ellos han ido completando a través del tiempo y que tuvieron la amabilidad de compartir con nosotros. No es habitual que un artista comparta esa clase de contenido con otras personas, con lo que la ocasión, era especial para todos nosotros.

Dibujos por doquier, una gozada

Comentaron que ellos recurren al cuaderno de apuntes para realizar bocetos, trazos, planteamientos previos o plasmar ideas que les vienen, antes de dar forma a un cuadro en tamaño mayor o convertirlos en una obra definitiva, en algunos casos, para exponer, a modo de cartel o directamente para la venta. El alguno de los cuadernos, había diversas variaciones sobre una idea, en otros tantos formatos, que los creadores van modelando hasta lograr el resultado que desean. Es interesante ver algunas de esas ideas evolucionando de unos pocos trazos a lápiz, a un resultado final realmente bueno.

Sinceramente, algunos de esos dibujos que tuve la ocasión de contemplar, me parecieron de por sí, obras de arte. Y eso que eran solo apuntes. Artistas.

José Sánchez explicando algunos de los dibujos que había realizado

Disfruté mucho a medida que iban pasando por mis manos más y más cuadernos, en diversos tamaños y calidades de papel, con dibujos a lápiz, con tinta china, acrílico, acuarela o rotulador. Estas personas, dibujan en cualquier medio que se lo permite, hasta el punto de haber podido ver un antiguo libro de cuentas, de los de ‘Debe’ y ‘Haber’, en el que José Sánchez pinta una base de acrílico de un color y, sobre ella, realiza pinturas de una gran calidad. 

Durante una hora, estuvimos viendo y charlando sobre los cuadernos de apuntes, algo que me fue de mucha utilidad de cara a mi evolución en este apasionante mundo. Pregunté todo lo que consideré oportuno.

Y llegó el momento en el que María José Barrera nos conminó a realizar algún dibujo, sobre cualquier cosa que nos apeteciera, bien fuera de los cuadernos que teníamos en la mesa, de las obras expuestas en el centro cultural o de lo que quisiéramos.

El dibujo de María José Barrera que decidí convertir en sketch. 

Hace unos meses, no hubiese sido capaz de ponerme a dibujar en un entorno tan avanzado. Sin embargo, no dudé en abrir mi cuaderno, elegir un boceto de la propia María José y ponerme a dibujar. Debo reconocer, que cada día me siento más motivado a dibujar y no podía desaprovechar una oportunidad como esa.

En plena tarea. Me gusta el ambiente de varias personas dibujando
Posando con la maestra María José Barrera. Un lujo. Se aprende con solo escucharla.

Finalmente y por motivos del cierre del centro cultural, dimos por finalizada la sesión, aunque  hubiera permanecido algún rato más.  Me quedé a medias con el dibujo, así que lo finalizaré en casa. He dejado constancia en la foto superior del propio dibujo con su autora, la maestra María José Barrera.

Como he reseñado, en el espacio cultural La Almona se exponían una serie de obras de arte de varios maestros, entre los que se encuentra Javier Ariza (Javier Mas Pinturas en Facebook), de USk Sevilla, al que conocí en Lagos, Portugal. Un artista del dibujo, la acuarela y el sketching. Le pedí reflejar su obra con él mismo posando y he aquí el resultado:

La hermosa acuarela expuesta en La Almona, obra de Javier Ariza
Javier Ariza junto a la obra que mantiene expuesta en el Centro Cultural La Almona, en Dos Hermanas, Sevilla

Mi resumen es que espero volver a disfrutar de reuniones como esta, donde todo es buen ambiente, amabilidad, compartir, aprender y disfrutar de una afición tan satisfactoria como el dibujo y el sketching. 

Muchas gracias a María José y a José por compartir su sapiencia y al resto del grupo, por su amabilidad y buen hacer, especialmente a Maribel y Javier.

Espero que, en breve, tenga la oportunidad de volver a subir un artículo parecido, resumen de otra interesante actividad relacionada con el dibujo.

Con un artista en Cáceres

Desde hace años, viajo mucho por motivos laborales. Esta situación presenta aspectos agradables y otros menos. De los primeros, está la posibilidad de conocer lugares y personas, algo que considero fundamental para que la vida tenga sentido.

Esta semana he vuelto a viajar por Extremadura, España, una de las tierras en las que me gusta estar. El martes, tras una larga jornada de trabajo, muchos kilómetros y mucha lluvia, llegué a Cáceres, un lugar con encanto que recomiendo visitar a quien aun no lo haya hecho. Allí, había quedado con una persona a la que conocía solo a través de su perfil en la red social Instagram, en la que mantengo activo un perfil donde comparto dibujos e información relacionada con el sketching y el dibujo.

Se trata de Julián González de la Montaña, un joven cacereño que tiene un estilo de dibujo que me gusta y al que había contactado previamente para conocernos y pasar un rato charlando de nuestra afición común. Julián es un buen tipo, afable, con agradable conversación y apasionado por el dibujo y el diseño. No obstante, sus estudios académicos y su trabajo, hacen que esté casi permanentemente relacionado con estas actividades.

Nos sentamos en una de las terrazas que pueblan la Plaza Mayor de Cáceres, al abrigo de una seta eléctrica, en esa fría tarde otoñal y, cerveza mediante, comentamos mil asuntos relacionados con el dibujo, los materiales, estilos, bocetos, la práctica, … Le pedí consejo sobre aspectos relacionados con el dibujo, la perspectiva o la aplicación de colores y obtuve recomendaciones que seguro pondré en práctica.

Con Julián González, en Cáceres

Llevaba el cuaderno y los materiales que estoy utilizando actualmente y mostré algunos de los dibujos insertos en él al bueno de Julián. Repasamos algunos de mis dibujos y luego, le tocó el turno al maestro. Un cuaderno que, sinceramente, me dejó impresionado.

Sketch de Julián, @jgdelamontana70, realizado en Barcelona, España

Es una pintura limpia, con la utilización correcta de colores, un buen trabajo con las sombras y un estilo sencillo y agradable. Me gusta.


Sketch de Julián, @jgdelamontana70
Sketch de Julián, @jgdelamontana70

Hablamos largo rato, disfrutando de la conversación y hemos quedado en volver a vernos en febrero de 2019, cuando Julián inaugure una muestra de sus trabajos en una exposición de la capital extremeña.  Además, me comentó que íbamos a recorrer el hermoso centro histórico de la ciudad, donde podríamos dibujar alguno de sus innumerables rincones. No me lo pierdo.

Un buen tipo y un artista.

Jornada en Lagos con USK Algarve

En mi corta experiencia como dibujante, era la primera vez que formaba parte de una reunión de Urban Sketchers y lo hice gracias a la invitación de mi amigo Pedro Loureiro (@pedromacloureiro) que había planificado la cita junto a João Pinto, responsable de UsK Algarve,

Portada de la web de Usk Algarve

El lugar elegido fue la hermosa ciudad de Lagos, al sur oeste de Portugal, y me pareció una experiencia muy enriquecedora, por varios motivos.

Dedicamos un par de horas a dibujar la Igreja de São Sebastião, un lugar muy interesante para dibujar, con muchas opciones. Me gustó ver a todos los compañeros, material en mano, inmersos en su labor artística. Me puse a la tarea y decidí dibujar la puerta lateral de la iglesia. Vi que tenía unos aldabones de hierro muy bien trabajados, de los decidí dibujar uno en un aparte, con algo más de detalle. 

Igreja de São Sebastião, Lagos, Portugal
Detalle de puerta lateral de la Igreja de São Sebastião, Lagos, Portugal

Luego decidí subir al campanario de la iglesia, desde donde se divisaba gran parte del puerto de Lagos. Un lujo, no solo para dibujar, sino para el pleno disfrute visual. Había una escalera en el lateral del campanario y subí. Ví una campana en el suelo, posiblemente por motivos de mantenimiento y me senté a su lado, comenzando a dibujarla. Debo decir que es difícil dibujar una campana, pero lo hice. El resultado,  más o menos aceptable, era la primera vez.

Campana de la torre de la Igreja de São Sebastião, Lagos, Portugal

Después bajé a continuar con otro sketch, aunque solo tuve tiempo de bocetarlo un poco. Me había cierta vista en perspectiva de la torre. Ante la falta de tiempo, realicé una fotografía y la materializaré algún día.

Nos fuimos todos a comer a un bar cercano y realmente pasamos un rato muy divertido. Todo el mundo alegre y comentando las vicisitudes de la mañana de arte.

A mediados de la comida, los artistas comenzaron a sacar sus cuadernos y a dibujarlo todo. Qué habilidad. Espero poder hacer algo parecido algún día. Pedro inició un dibujo de mí, que estaba a su lado derecho y luego, lo continuó con uno de Montse, que estaba en el izquierdo. Lo estaba haciendo en el mantel de papel sobre el que estaban los platos. Este fue el resultado. Sin palabras. Gracias, Pedro.

Después de comer tuve la fortuna de asistir a una sesión formativa de tres horas, dirigida por la profesora Paula Gasper, que trató sobre dibujar con el lado derecho del cerebro. Estábamos allí unas 20 personas y me gustó la implicación de todas ellas en la sesión. Aprendí mucho y realicé los ejercicios que nos solicitaba Paula. Gracias a ellos, me he soltado en mi dibujo, algo que agradezco. Realizamos varios dibujos, probando otras tantas teorias sobre el dibujo. 

Ejemplo de ejercicio en la clase de Paula Gasper, en el taller de Usk en lagos, Portugal

Ya de noche, finalizó la sesión y me despedí del grupo. Encantadores. 

Montse y yo cenamos en un agradable restaurante cercano. Recordé los buenos momentos vividos en mi primera jornada como Urban Sketcher urbano.